Merluza al curry en el microondas

 La receta que te traigo es un nuevo ejemplo de lo fácil que puede ser cocinar, y lo bien que puede quedar un plato. Esta merluza al curry hecha en el microondas te llevará unos 10 minutos y el resultado es espectacular.

receta de merluza al curry en microondas

¿Verdad que tiene buena pinta? Pues si la pruebas no podrás resistirte a prepararla más veces.

Los ingredientes para elaborar esta merluza al curry son muy fáciles de encontrar:

  • 500 g de merluza en filetes
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 2 dientes de ajo
  • 50 g de cebolla blanca
  • 1 pastilla de caldo de pescado
  • 2 cucharaditas de curry en polvo
  • Perejil picado (opcional)
Empezaremos preparando la salsa de la merluza. Para ello pelamos los ajos y les retiramos el germen. Ponemos en un vaso para batidora junto con la cebolla, la pastilla de caldo desmenuzada, el curry y la nata. Batimos hasta que todo esté integrado.

En una cacerola pata para microondas ponemos los filetes de merluza y regamos con la salsa, procurando que el pescado se empape bien por todos lados. Para estas recetas yo utilizo esta olla con tapa para microondas.

Tapamos la cacerola y metemos en el microondas 6 minutos a máxima potencia. Cuando pase el tiempo dejamos reposar un minuto dentro del micro y servimos.

Para darle un toque decorativo, espolvoreamos con un poco de perejil picado. Te aseguro que la merluza queda estupenda si te animas a hacerla así.

Receta de wrap de pollo estilo libanés

Lo reconozco, no se puede decir que la foto haga justicia a esta receta, pero estos wraps de pollo estaban tan buenos que no hubo tiempo para repetirlas. Como seguro que repetimos, las volveré a hacer y cambiaré la imagen.

Pero no quería dejar de poner esta receta con aromas de Oriente Medio, que aporta una mezcla de especias muy típica en Líbano y otros países de la zona.

wrap de pollo al estilo libanés

Para preparar unos ricos wraps de pollo al estilo libanés necesitarás estos ingredientes:

  • 4 tortillas de trigo grandes
  • 500 g de pechuga de pollo en tiras
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • Mezcla de especias para Shawarma
  • 2 tomates (yo he usado tomates Cherry, si lo quieres hacer así necesitarás unos ocho)
  • Aceite de oliva
  • Salsa tahini
  • Salsa de granada (opcional)
Empezamos preparando el pollo. Para eso mezclamos con un par de cucharadas de aceite y las especias. Dejamos reposar unos 15.20 minutos para que se impregne bien de todo.

Ponemos a calentar una sartén con un poco de aceite. Cortamos en tiras finas los pimientos y los cocinamos hasta que se empiecen a ablandar. En ese momento incorporamos todo el pollo y salteamos para que todo se mezcle y quede hecho.

Cortamos los tomates en gajos (o mitades si son Cherry). Calentamos un poco las tortillas en una sartén o metiéndolas en el microondas 15 segundos cada una.

Ponemos un poco de tahini en la base del wrap, colocamos el pollo salteado encima y un poco de tomate. Añadimos un poco más de tahini y si queremos darle un punto ácido y algo dulce también ponemos un poco de salsa de granada.

Cerramos los wraps y los llevamos a la mesa. ¡Se acabarán en un abrir y cerrar de ojos!

Cómo preparar albóndigas suecas estilo Ikea

Una de las recetas más representativas de la cocina sueca son las famosas albóndigas de Ikea. La verdad es que no sé si en Suecia se cocinarán las albóndigas así, pero de lo que no hay ninguna duda es de que este plato es un clásico si te pasas por la tienda y te quedas a comer en el restaurante.

Aunque si no quieres moverte hasta el centro Ikea más cercano, también puedes preparar las albóndigas en casa. Aquí tienes la receta.

Albóndigas suecas estilo Ikea

Los ingredientes para las albóndigas de Ikea son:

- Para la carne:
  • 400 g de ternera picada
  • 300 g de cerdo picado
  • 50 g de pan rallado
  • 1 huevo
  • 1 diente de ajo
  • Sal
  • Pimienta blanca molida
  • Aceite de oliva
- Ingredientes para la salsa estilo Ikea:
  • 200 ml de nata para montar
  • 250 ml de caldo de verdura
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 3 cucharadas soperas de mantequilla o margarina (unos 30 gramos)
  • 1 cucharada de mostaza
Empezaremos preparando las albóndigas. Para eso mezclamos las carnes con el pan rallado y el ajo picado. Añadimos el huevo y salpimentamos al gusto. Removemos todo bien y formamos bolitas del tamaño que más nos guste, aunque lo mejor es que sean algo pequeñas para que se cocinen bien.

Ponemos a calentar una sartén con aceite y doramos las albóndigas hasta que veamos que están hechas, pero no demasiado. Se terminarán de cocinar en la salsa.

Para la salsa haremos algo parecido a una bechamel ligera. Empezamos calentando el aceite y la mantequilla. Cuando esté fundida añadimos la harina y removemos un par de minutos hasta que esté cocinada y le hayamos quitado el sabor a crudo.

Incorporamos el caldo, mejor en caliente, y seguimos removiendo mientras añadimos la nata. Rematamos con la mostaza y vamos dando vueltas con suavidad hasta que empiece a espesar.

Cuando la salsa esté a nuestro gusto metemos las albóndigas y dejamos 5 minutos con la cacerola tapada para que se mezclen bien los sabores. Quedan geniales. con unas patatas fritas, en puré o un poco de arroz cocido.

¡A por ellas!

Receta de San Jacobos de calabacín

¿Cuántas veces has intentado que los niños coman verdura y no lo has conseguido? El problema no es la verdura, sino la forma de prepararla. Con ideas creativas como estos San Jacobos de calabacín, no solo conseguirás que limpien el plato. ¡Te pedirán que les pongas más!

San Jacobos de calabacín

Los ingredientes que necesitas son bastante simples. Echa un vistazo por la nevera y verás que los tienes todos, o casi:
Empezamos lavando los calabacines y cortándolos por la mitad. Luego hacemos rodajas longitudinales de medio centímetro más o menos, procurando que sean lo más iguales posible. Los trozos que no sirvan no los tiramos, porque los podemos aprovechar para hacer una crema o un puré de verduras.

Cortamos las lonchas de jamón y queso por la mitad, y ponemos una de cada sobre una de las rodajas de calabacín. Cubrimos con otra haciendo la forma de los San Jacobos.

Batimos el huevo. Enharinamos cada librito de calabacín, pasamos por huevo y luego por pan rallado. Podemos volver a pasar por huevo y pan rallado para conseguir un rebozado aún más crujiente.

En una sartén ponemos abundante aceite a calentar a fuego medio alto. Cuando esté caliente, freímos los San Jacobos un par de minutos por cada lado, hasta que el calabacín esté tierno.

Sacamos a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite mientras seguimos haciendo el resto.

Para servir, ponemos una base de salsa de tomate y encima los San Jacobos. ¡No va a quedar nada en el plato!

Pastel de tortillas, una receta genial y muy fácil de preparar

Cuando tienes poco tiempo para cocinar, puede que acabes preparando una tortilla francesa y algo para acompañar. ¿Por qué no le damos una vuelta a esta idea? Este pastel de tortillas se prepara casi en el mismo tiempo y el resultado es espectacular:

Receta de pastel de tortillas


¿Te apetece un trozo de este pastel? Pues apunta los ingredientes y vámonos a la cocina. Como puedes hacer tantas capas como quieras, te pongo lo que necesitas para una capa y multiplicas tantas veces como quieras:

  • 1 huevo (+ otro para cubrir)
  • 1 loncha de queso
  • 2 lonchas de bacon ahumado
  • 2 cucharadas de salsa de tomate
  • Queso rallado
  • Aceite de oliva
Batimos cada huevo por separado. Ponemos un poco de aceite en una sartén y cuajamos las tortillas. Repetimos la operación tantas veces como capas queramos hacer, más una para la parte de arriba.

Ponemos a calentar el grill del horno. En una fuente ponemos una capa de tortilla, un par de cucharadas de salsa de tomate, una loncha de queso y dos de bacon. Colocamos otra tortilla y repetimos haciendo capas.

Rematamos con una tortilla y cubrimos con queso rallado. Ponemos la bandeja en la parte media del horno y gratinamos hasta que el queso esté dorado.

¡Listo! Solo queda cortar en porciones y servir.

¿Verdad que es fácil? Y no tardarás mucho más tiempo que con una simple tortilla francesa.

Garbanzos con calamar y gambas, una receta fácil con la que triunfarás

Los platos de cuchara tienen fama de ser complicados, pero hay recetas como la que te traigo aquí con la que además de no complicarte demasiado lograrás que tus comensales te hagan la ola. Unos garbanzos con calamares y gambas fáciles y deliciosos.

receta de garbanzos con calamar y gambas

¿A que te apetece prepararlos? Pues no te entretengo más y te dejo con los ingredientes para hacer unos garbanzos con calamar y gambas de matrícula:

  • 200 g de calamar cortado en trozos
  • 200 g de gambas peladas
  • 1 bote de garbanzos cocidos
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Vino blanco
  • Caldo de pescado
  • Perejil (opcional)
Empezamos poniendo a calentar una cacerola con un buen chorro de aceite. Pelamos y picamos los dientes de ajo junto con la cebolla y los ponemos a dorar un par de minutos.

Cuando la cebolla y el ajo tomen color, añadimos los calamares y las gambas, removemos bien y dejamos que se cocinen un poco. Regamos con un chorrito de vino blanco y esperamos a que se evapore el alcohol.

Cuando no huela el vino, escurrimos los garbanzos y los incorporamos a la cacerola. Si vemos que el guiso está muy seco (a veces el calamar ya las gambas sueltan agua suficiente), añadimos medio vaso de caldo de pescado caliente, para no romper la cocción.

Rectificamos de sal si es necesario y subimos un poco el fuego para que hierva. Cuando rompa ponemos el fuego a la mitad, tapamos y dejamos que todo se cocine junto unos 5-10 minutos.

Espolvoreamos con perejil picado al gusto. Si no quieres, no hace falta que lo añadas.

¡Y listo! Ya tienes unos garbanzos con aire marinero espectaculares. Solo queda disfrutar del trabajo bien hecho.

Ensalada de merluza y tomates secos, contundente y fresca

Si lo piensas bien, hay montones de recetas de ensaladas con pescado como uno de sus ingredientes. Aunque es casi seguro que no se te ocurriría que ese pescado es la merluza, ¿verdad? Pues aquí te traigo una receta de ensalada de lo más original.

Ensalada de merluza y tomates secos

Prepárate para una ensalada consistente. Los ingredientes para hacer esta ensalada de merluza y tomates secos son:
  • Lechuga (la que prefieras)
  • Tomates secos
  • 200 g de merluza
  • 200 g de palitos de cangrejo
  • 2 huevos
Empieza poniendo los huevos a cocer en abundante agua caliente con sal. Pica la lechuga y corta los tomates en cuartos. Corta los palitos de cangrejo en 4 o 5 trozos.

Cocina la merluza al vapor entre 10 y 15 minutos. Deja enfriar y trocea.

En una ensaladera mezcla todos los ingredientes y remueve con cuidado para que la merluza no se desmigue demasiado. Pela y corta los huevos en cuartos.
 
Puedes aliñarla como quieras, aunque te recomiendo preparar una salsa tártara que pega muy bien con cualquier plato de pescado blanco, incluida por supuesto esta ensalada:
  • 250 g de mayonesa casera
  • 1 huevo cocido
  • 2 pepinillos en vinagre
  • 1/4 de cebolla
  • 1 cucharada sopera de mostaza
  • Perejil
Pela el huevo y pícalo junto con los pepinillos y la cebolla en trozos muy pequeños. Añade la mayonesa, la mostaza y el perejil. Mezcla todo bien y deja reposar en la nevera al menos media hora para que se mezclen todos los sabores.

Pruébala. Te sorprenderá disfrutar de esta ensalada tan diferente.

Cómo cocinar pavo oriental con brócoli

Cuando piensas en recetas orientales con carne, lo más seguro es que pienses en carnes como la de pollo, cerdo o ternera. ¿Pero por qué no ir más allá?

Eso es justo lo que me pregunté, y me atreví a cocinar carne de pavo al estilo oriental inspirándome en algunas pautas de esta cocina, como la de cortar en trozos pequeños todos los ingredientes y saltearlos. Así ha salido esta receta de pavo oriental con brócoli que le va a gustar a todo el mundo.

receta de pavo oriental con brócoli

¿Te apetece? Pues apunta los ingredientes y vámonos a la cocina:
  • 400 g de carne de pavo
  • 100 de zanahorias
  • 200 g de brócoli
  • 50 ml de vino de arroz (puedes sustituirlo por vino blanco si no lo encuentras)
  • 50 ml de salsa de soja
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
Cortamos la carne de pavo en dados pequeños. Pelamos las zanahorias y las cortamos junto con el brócoli. Hacemos lo mismo con los ajos, picándolos muy pequeños.

Ponemos a calentar el aceite en una sartén honda o un wok. Doramos el ajo y cuando empiece a tomar color incorporamos las zanahorias. Salteamos un par de minutos y echamos el brócoli junto con la carne de pavo.

Removemos hasta que la carne esté algo heca por todas partes, regamos con el vino y subimos el fuego. Removemos hasta que se evapore todo el acohol. Cuando se haya ido todo el olor a vino, añadimos la salsa de soja.

Bajamos el fuego a la mitad, removemos todo y tapamos. Dejamos cocinar 5 minutos, vigilando con cuidado de que no se queme y la salsa de soja caramelice.

Llevamos a la mesa rápido para disfrutar. ¡Dejarás el plato limpio!

Pollo al Albariño

No me puedo resistir a una buena receta de pollo guisado como estos muslos de pollo con vino de Albariño que te dejo aquí. Yo usé muslos, pero puedes hacerla con la parte del pollo que más te apetezca, alas, contramuslos o el pollo entero. Pruébala y verás.

receta de pollo al Albariño

Los ingredientes que necesitarás son:

  • 1 kg de pollo
  • 1 botella de vino de Albariño
  • 1/2 cebolla
  • 2 pimientos verdes
  • 2 dientes de ajo
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Perejil picado (opcional)
Empezamos preparando el pollo, retirando las plumas que pueda tener y quitando la piel si quieres que tenga menos grasa. Salpimentamos y reservamos.

Pelamos y picamos el ajo, la cebolla y el pimiento verde. Ponemos a calentar en una cacerola con tapa 2 o 3 cucharadas de aceite y doramos el ajo. Cuando empiece a tomar color añadimos la cebolla y el pimiento.

Dejamos que se vaya pochando la verdura. Cuando esté blanda ponemos el pollo y lo doramos por todos los lados. Regamos con el Albariño y subimos el fuego para que empiece a hervir.

Cuando rompa ponemos a fuego medio, tapamos y dejamos que se cocine todo junto durante 25 minutos. Pasado ese tiempo, si quieres que la salsa no tenga trozos retira el pollo y pasa todo lo que hay en la cacerola por una batidora.

Sirve el pollo con la salsa, espolvorea con perejil y acompaña con unas patatas fritas, arroz cocido o un poco de ensalada, lo que más te apetezca. El sabor que le da el Albariño es espectacular, ¡que lo disfrutes!

Canelones de marisco

La receta que te presento aquí es una de esas preparaciones sencillas pero perfectas para una velada especial. Puedes prepararla cuando tengas invitados, un día de fiesta o cuando te apetezca disfrutar de unos canelones de marisco en cualquier momento.

Receta de canelones de marisco

Como verás, los ingredientes para preparar unos ricos canelones de marisco son fáciles de conseguir:

  • 12 placas de canelones
  • 200 g de carne de cangrejo (puedes cambiarlos por palitos de surimi)
  • 100 g de mejillones en escabeche (escurridos)
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de tomate frito
  • 1 cucharada de aceite
  • 50 ml de vino blanco
  • 1 cucharadita de perejil picado
Para la bechamel:

  • 2 soperas de aceite de oliva
  • La misma cantidad de mantequilla
  • 2-3 cucharadas de harina de trigo
  • 200 ml de leche
  • Sal
  • Nuez moscada
Cocemos las placas en abundante agua caliente. Si usamos placas precocidas, las rehidratamos siguiendo las instrucciones del fabricante.

Picamos la carne de cangrejo y los mejillones. Pelamos y picamos los dientes de ajo y los doramos en una sartén con aceite. Cuando empiecen a tomar color, añadimos el marisco y removemos.

Espolvoreamos con perejil y regamos con el vino blanco. Subimos el fuego y removemos mientras se evapora por completo el alcohol. Incorporamos el tomate frito y dejamos que se cocine todo junto un par de minutos más.

Escurrimos y extendemos las placas de canelones. En cada una ponemos una cucharada de relleno y enrollamos con cuidado para formar pequeños tubos.

En una cacerola preparamos una salsa bechamel. Ponemos a calentar el aceite junto con la mantequilla y tostamos la harina durante un par de minutos. Añadimos leche caliente mientras removemos con unas varillas hasta que la salsa esté espesa. Sazonamos con un poco de sal y nuez moscada molida al gusto.

Ponemos un poco de bechamel en el fondo de una bandeja. Colocamos los canelones uno junto al otro, procurando que estén bien sujetos para que no se abran.

Cubrimos con más bechamel y metemos al horno a 200º, con calor arriba y abajo. Dejamos 15 minutos, hasta que estén gratinados por encima. Servimos de inmediato.