Tortilla de pasta con salsa de tomate

 La tortilla de pasta es todo un clásico muy sencillo de preparar y además esta receta en concreto ha salido muy rica. Además, se sirve acompañada con una deliciosa salsa casera de tomate que redondea el plato. El resultado es el que podéis ver aquí:

tortilla de pasta

 Buena pinta, ¿verdad?  Aquí tenéis la receta en vídeo, por si no queréis seguir leyendo:




Y aquí tenéis la receta por escrito, y si queréis la podéis descargar en PDF en la opción que hay más abajo de la receta. Para preparar la tortilla necesitaremos los siguientes ingredientes:
  • 100 g de pasta (yo he elegido una pasta corta de colores)
  • 7 huevos
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal
 La salsa de tomate la prepararemos con estos ingredientes:
  • 150 g de tomate triturado
  • 1 diente de ajo
  • Pimienta
  • Orégano
  • Tomillo
  • Sal
  • 1 cucharada y media de aceite de oliva
 Ponemos a calentar una cacerola con abundante agua y un poco de sal. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana fina. En una sartén ponemos una cucharada de aceite de oliva y cocinamos la cebolla a fuego lento con una pizca de sal.

 Cuando el agua hierva ponemos la pasta a cocer y la dejamos que se vaya haciendo hasta que esté al dente, más o menos unos ocho minutos, pero los tiempos dependen mucho del fabricante.

 Batimos los huevos con un poco de sal. Refrescamos la pasta y la incorporamos al huevo batido junto con la cebolla. Dejamos que el huevo empape los ingredientes cocinados unos quince minutos.

 Mientras se mezclan los ingredientes de la tortilla vamos a preparar la salsa de tomate. Pelamos y picamos el diente de ajo y lo incorporamos a una sartén con un poco de aceite a fuego medio. Añadimos el tomate triturado y un poco de sal y dejamos que se vaya cocinando. Cuando empiece a coger color incorporamos las especias y dejamos que se integre todo y se cueza un poco más.

 En una sartén a fuego medio con una cucharada de aceite cuajamos la tortilla. Es importante que la sartén esté muy caliente y darle un par de vueltas para que se haga bien por dentro.

 Cuando la tortilla esté hecha emplatamos, poniendo un poco de salsa de tomate en la base de un plato y colocando un pedazo de tortilla sobre la salsa. Si sobra un poco podemos ponerla en la mesa en una salsera para que los comensales se pongan un poco más.

 Esta tortilla está realmente deliciosa, y la salsa de tomate tiene un punto casero que resulta perfecta para cualquier ocasión. ¡Sólo tenéis que animaros a prepararla!


0 comentarios
Comentarios
Deja aquí tu comentario:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada