Canelones de calabacín

 De nuevo os propongo una receta que he grabado en vídeo. Por el momento seguiremos con el móvil, y el sonido sigue siendo bastante deficiente, pero es lo que hay. Si algún día consigo costearme una cámara y un micro en condiciones seguro que el resultado será mucho mejor.

 De todas formas, la receta es la que es, se vea bien o mal, de modo que aquí os la dejo para que la disfrutéis. Se trata de una forma de preparar canelones poco usual, ya que sustituimos la tradicional pasta por láminas finas de calabacín, consiguiendo unos rollitos deliciosos y con un sabor muy mediterráneo debido a su relleno de tomate. Aquí tenéis el vídeo:


 Y aquí os dejo la receta por escrito. Los ingredientes son:

  • 1 calabacín grande (cuanto más, mejor)
  • 1/2 kilo de tomates
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 vaso de leche (unos 300 ml)
  • 1/2 vaso de aceite de oliva
  • 50 g de mantequilla o margarina
  • Sal
  • Pimienta
  • Orégano
  • Queso rallado (opcional)
canelones de calabacín


 Empezamos lavando y cortando el calabacín en tiras finas, podéis usar un pelador de verduras o una mandolina. Si usáis un cuchillo será mejor que tengáis mucho cuidado, pues al tratar de hacer las tiras finas es fácil que se nos rompan. Todo lo que se rompa y las tiras más estrechas las reservamos para picarlas junto al relleno.

 Ponemos una cacerola con abundante agua y sal a calentar, y cuando rompa a hervir cocemos las tiras de calabacín durante un minuto más o menos. Cuando veamos que están blandos pero enteros los escurrimos y secamos con un poco de papel. Sazonamos con un poco de sal y reservamos mientras preparamos el relleno.

 Pelamos y picamos muy finos el diente de ajo, la cebolla y los restos del calabacín. También pelamos y cortamos los tomates en trozos medianos. En una sartén con un par de cucharadas de aceite doramos el ajo y cuando haya cogido color incorporamos la cebolla y el calabacín. Añadimos el tomate cuando veamos que el calabacín está dorado y sazonamos con sal, pimienta y orégano. Dejamos que se vaya cocinando a fuego medio unos diez minutos, y mientras vamos preparando la salsa bechamel.

 Ponemos a calentar en un cazo el aceite y la mantequilla, y cuando esta esté fundida tostamos la harina, removiendo y dejando que se haga un par de minutos. Añadimos la leche poco a poco sin dejar de remover hasta que veamos que espesa.

 Rellenamos las tiras de calabacín con un poco de relleno y las enrollamos. Las colocamos en una fuente de horno y cubrimos con la salsa bechamel. Si lo deseamos ponemos un poco de queso rallado y horneamos 10 minutos. Emplatamos y servimos.

0 comentarios
Comentarios
Deja aquí tu comentario:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario