Receta de ternera a la crema con remolacha

 Esta semana quería preparar una receta contundente, de esas de coger una barra de pan y mojar en la salsa. Y aprovechando que quedó bastante remolacha cocida de la receta anterior, aquí tienes un guiso de ternera diferente. Con la cremosidad de la nata y el contraste entre el sabor de la carne y el de los vegetales. Esta ternera a la crema con remolacha es un plato más que recomendable para entrar en calor.

estofado de ternera con remolacha

 ¿Te apetece preparar esta receta? Empecemos con la lista de ingredientes para cocinar un estofado de ternera diferente y delicioso:
  • 500 g de carne de ternera para guisar
  • 150 g de remolacha cocida
  • 1/2 cebolla blanca
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 150 ml de vino tinto
  • 300 ml de caldo de carne
  • 1/2 cucharadita de laurel molido
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Sal
 Empezamos preparando la base. Pelamos y picamos la cebolla, que doraremos en una cacerola a fuego medio con el aceite de oliva y una pizca de sal. Remover mientras se cocina para que esté bien hecha.

estofado de ternera con remolacha paso 1

 Cortamos la carne en dados medianos y los doramos junto con la cebolla. Mover en la cacerola para que se selle bien por todos los lados. Espolvoreamos con el laurel y la mitad del tomillo.

estofado de ternera con remolacha paso 2

 Regamos con el vino y subimos el fuego para que se evapore el alcohol. Cuando notemos que ya no huele a vino, añadimos el caldo caliente para no romper la cocción. Bajamos el fuego otra vez y dejamos que se cocine todo durante 20 minutos. Como queremos que se consuma el caldo dejamos la cacerola destapada durante todo el proceso.

estofado de ternera con remolacha paso 3

 Pasado el tiempo, es el momento de incorporar la nata para cocinar. Removemos bien y dejamos a fuego fuerte 10 minutos. A la mitad del tiempo echamos la remolacha cortada en dados y dejamos que termine de hacerse todo junto.

estofado de ternera con remolacha paso 4

 Retiramos del fuego y dejamos reposar un par de minutos para que todos los sabores se mezclen. Servimos bien caliente y con un poco de tomillo espolvoreado por encima. ¡Y acompañado de un par de barras de pan, porque la salsa está para no parar de mojar!

0 comentarios
Comentarios
Deja aquí tu comentario:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario