Flanecillos de Rooibos y canela

Un plato asombrosamente fácil y con un resultado sorprendente:



flanes de rooibos

  • 30 g. de rooibos
  • 1 rama de canela
  • 10 cucharadas de azúcar
  • 200 ml. de leche
  • 400 ml. de agua
  • 6 hojas de gelatina
 Remojamos las gelatinas en agua fría y las dejamos sumergidas hasta el momento de necesitarlas. Ponemos a hervir el agua y añadimos el rooibos con la rama de canela y el azúcar. Dejamos hervir 3 o 4 minutos.

 Apartamos del fuego, colamos y le añadimos las gelatinas removiendo hasta que estén bien disueltas. Añadimos la leche, removemos un poco más y vertemos en moldes. Dejamos enfriar en la nevera al menos unas dos horas.

 En el momento de desmoldar sumergimos los moldes unos segundos en agua caliente y saldrán sin ningún problema.

 Es ideal para preparar con niños, ya que es muy sencillo y además contrario a lo que algunos piensan el rooibos lo pueden tomar sin problemas, ya que no es té y no contiene ninguna sustancia excitante.

5 comentarios
Comentarios
Deja aquí tu comentario:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

5 comentarios:

Publicar un comentario